El Intendente José Irigoyen puso en marcha el BIO-5000


El jefe comunal de Curuzú Cuatiá Dr. José Irigoyen se hizo presente en el predio de la Planta de Manejo de Residuos (PLAMARES), para la puesta en marcha del convertidor de residuos patológicos que funcionará en la misma planta, y que permitirá la neutralización de los casi 180 kilos que se recolectan diariamente.

El BIO-5000 funciona mediante rayos gamma y luz ultravioleta, y es controlado por una microcomputadora automática que además de inactivar los agentes infecciosos, reduce el volumen de los residuos a 1/4 de su tamaño original.

El intendente Irigoyen, en su recorrida junto a los trabajadores de la planta y el técnico, Ing.  Gerardo Zambón, que puso en función el BIO-5000, se interiorizó de cuantiosos detalles que hacen al trabajo diario, como recolección, traslado, manejo, clasificación y destrucción de dichos residuos, y tomó cartas en el asunto sobre la optimización de la recolección y el traslado desde los centros de salud hasta PLAMARES.

También se trabaja en la fabricación de un horno pirolítico para la destrucción total de los desechos patológicos una vez convertidos por el BIO-5000, que serán destinados sin inconvenientes como cualquier otro residuo.

El intendente Irigoyen también hizo hincapié en la seguridad de los trabajadores, y ya ordenó la adquisición de la indumentaria de trabajo adecuada específicamente para este sector, entre ellos, borceguíes, barbijos y guantes especiales.



Entradas más populares de este blog

Gran concurso de esculturas guaraníes

Plus de $4.500 de noviembre

Cronograma del plus de $500