PLAMARES SIGUE CRECIENDO

El Municipio de Curuzú Cuatiá, trabaja arduamente en la culminación de  
la fosa del futuro relleno sanitario, ubicado en el predio de la  
Planta de Manejo de Residuos (PLAMARES), sobre ruta nacional 119. Ya  
se comenzó con la impermeabilización del suelo donde se depositarán  
los residuos orgánicos.

Debido a su carga bacteriológica y química, los líquidos lixiviados  
deben ser tratados antes de verterlos en medios naturales ya que  
pueden contaminar las aguas superficiales, subterráneas o el suelo. Es  
por eso que se realizó el canal central por donde se evacuarán los  
líquidos lixiviados, que confluirán en un piletón para ser procesados.

En pos de una mejor calidad de vida para todos los curuzucuateños, el  
gobierno Municipal, a cargo del Intendente José Irigoyen, continúa  
trabajando en este sentido. De esta manera se lleva adelante la  
política de Estado de esta nueva gestión de terminar con una  
problemática de más de 40 años.