Curuzú Cuatiá celebró el 209° aniversario de la Revolución de Mayo


Tras la solemne vigilia que se llevó a cabo anoche, en las escalinatas del Palacio Municipal, en la que se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y la canción “A Curuzú Cuatiá”, continuaron en la mañana de este sábado, los actos oficiales en conmemoración de la Revolución de Mayo de 1810.

En este sentido, desde horas muy tempranas, más precisamente a las 7.30 horas, el Jefe Comunal José Irigoyen, junto al presidente del Honorable Concejo Deliberante, miembros del gabinete comunal y algunos ediles, recibieron a los veteranos de Guerra de Malvinas, a las autoridades judiciales, militares, eclesiásticas y referentes de instituciones del medio, en el Salón Dorado de los Intendentes.

Desde allí, y con fanfarrias interpretadas por la Banda Militar “Fuerte Sancti Spiritu”, todos los presentes partieron, llevando la enseña Patria hasta el mástil principal de la ciudad, para proceder al izamiento de la misma. La bandera argentina fue escoltada por los héroes de Malvinas de la ciudad de Curuzú Cuatiá.

Se cantó el Himno Nacional Argentino, y minutos más tarde volvieron al Palacio Municipal para compartir un ágape, en el que no faltó el tradicional chocolate. Al mismo tiempo, también efectivos del Ejército Argentino brindaron un chocolate a las personas, que iban llegando a la plaza General Belgrano para participar y presenciar el desfile cívico militar.

Luego, la Comitiva Oficial se dirigió hasta la Parroquia Nuestra Señora del Pilar en la que se celebró el solemne Tedeum, ceremonia religiosa que estuvo presidida por el párroco de Nuestra Señora del Pilar, el padre Ariel Giménez, y concelebrada por el capellán del Ejército, padre Norberto Damelio, acompañados por el diácono permanente Juan Gaúna.

En el Tedeum, el padre Giménez, leyó una reflexión de los principales pastores de las Diócesis de Corrientes, Arzobispo Andrés Stanovnik, de Santo Tomé, Gustavo Montini y de Goya, Adolfo Canecin, en la cual daban un fuerte mensaje de la Iglesia a la clase dirigente, en la cual puntualizaba la necesidad de diálogo y consenso respetuoso en estos tiempos electorales.

Luego del Tedeum, comenzó el acto oficial propiamente dicho en la Plaza General Belgrano, con la presentación, revista y saludo de los efectivos formados al Jefe de Estado Mayor y al Señor Intendente Municipal, la entonación del Himno Nacional Argentino, la Canción A Curuzú, una invocación religiosa a cargo del padre Ariel Giménez, la colocación de Ofrendas Florales al pie de la pirámide de la Libertad, un minuto de silencio y luego palabras alusivas.

Palabras alusivas 

Las mismas estuvieron a cargo de la directora de Tránsito de la Municipalidad, Estela Güenaga, quien se refirió a esta fecha tan importante, en nombre del municipio, haciendo una reseña histórica de la Revolución de Mayo, relacionando aquella época con la actual, señalando que “el tiempo que nos toca vivir es un tiempo de transformaciones, es un período de transición, así como lo fue la década de 1810; por ello necesitamos afianzarnos en nuestra cultura, nuestras tradiciones sin temor a ese mundo nuevo, tecnológico, avasallador que hará que estas nuevas generaciones se destaquen en sus estudios, sus logros, emprendimientos y consoliden los valores sembrados por nuestros antepasados”.

En otro párrafo, el discurso mencionaba: “los curuzucuateños estamos intentando cambiar, y cambiar siempre es difícil. Estamos intentando que los hechos le ganen a los anuncios, que los funcionarios estén cerca de los problemas, que la política no sea una promesa sino proyectos, y que los proyectos nos comprometan, nos involucren y se concreten”.

“Necesitamos construir un nuevo modelo de vínculo entre la ciudadanía y sus representantes, como en ese lejano 25 de Mayo de 1810”.

“Sabemos del esfuerzo de la ciudadanía y ese es el fundamento de donde sacamos la energía para hacer políticas públicas que dignifiquen a las personas. La dirigencia política tiene un desafío gigantesco de honestidad, de inteligencia, de creatividad y eficacia”.

“Queremos una ciudad moderna y políticamente armónica. Somos conscientes que nuestra sociedad no tolera que se dilapide su dinero, y sobre todo su confianza. Y la confianza se construye cotidianamente con hechos concretos… Son tiempos de desafíos, no aflojemos, porque como tantas otras veces saldremos de esta situación más fuertes y mejores. En nombre del Señor Intendente y demás funcionarios les deseo de todo corazón un Feliz día de la Patria”, concluyó.

Luego de estas palabras, se desarrolló la adopción del dispositivo y desfile. Estuvieron presentes, el intendente municipal, José Irigoyen, el vice intendente Guillermo Morandini, el Señor Jefe del Estado Mayor del Comando de Primera División del Ejército, Coronel Miguel Ángel Bianco, el Juez de Faltas doctor Germán Bracco Ganancias, el presidente de la Excelentísima Cámara de Apelaciones, doctor Claudio Flores, el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Rodolfo Santini, secretarios, directores, subdirectores y coordinadores del gabinete municipal, ediles, el párroco de Nuestra Señora del Pilar, padre Ariel Giménez, el Jefe de la Unidad Regional III Fidel Romero, demás autoridades militares, policiales, judiciales, eclesiásticas, comunidad educativa y vecinos en general.


















Comentarios